Confusión de Roles

Debemos usar la consciencia personal para no perder la sana distancia y sobre todo los ROLES que a cada uno nos toca jugar dentro del hogar. Si tratamos a nuestros hijos como amigos, no haremos otra cosa que generar confusión en casa.

 

En la relación de padres e hijos no siempre están bien entendidos los roles que tiene cada quién. De hecho, este tema es uno de los más recurrentes en los consultorios de psicoterapia, al desvirtuarse el papel natural que cada uno de los miembros de la familia tiene. Este error de estructura, se da normalmente cuando los hijos empiezan a opinar y participar de la vida activa de la familia ya no como bebes dependientes, sino como personas independientes dentro del núcleo familiar, con voz y pensamientos propios. Pero el error en la falta de estructura no viene de los hijos, ya que son los que están siendo educados, sino de los padres que queriendo hacer una cosa, hacen otra. Los errores de estructura familiar son comunes:

  1. Los padres de repente ya no quieren ser padres de sus hijos, ahora deciden ser amigos.
  2. Empiezan a dar la razón en todo a los hijos y a no poner limites marcados, hasta que en la familia son “todos iguales”.
  3. Los hijos se convierten en los padres.
  4. Los padres aceptan el rol de hijos.
  5. Los padres convierten a los hijos en la servidumbre del hogar.
  6. Los padres toman de confidente o intento de psicoterapeuta a sus hijos contando cosas íntimas innecesarias.
  7. Los padres se convierten solamente en proveedores.
  8. Hijos se convierten en papás de sus hermanos.

Cabe destacar que en todos estos puntos, no se pretende negar que los padres se lleven muy bien con sus hijos y tengan una excelente comunicación (por ejemplo), pero no debe confundirse ni trasgredir el límite hasta “ser amigos”. Esto es una pérdida de roles. Una gran cantidad de padres “estrenan” a sus hijos llevándolos con prostitutas o burdeles, entorpeciendo en realidad el desarrollo del menor y traumándolos por largos períodos.

Esto es una negligencia justificada porque “tratan de ser amigos de sus hijos”, además de “maestros”. Pues que quede claro que no eres ni amigo, ni maestro de tus hijos. Eres el padre y eso ya tiene suficiente responsabilidad como para tomar otras más. En ninguno de los casos es aceptable la perdida del correcto rol familiar, los padres, son padres, los hijos, hijos, y los hermanos, hermanos. ¿Qué es lo radical aquí?  Entendamos el punto: las relaciones amigables, agradables, cordiales, con comunicación profunda y amorosas de padres a hijos y viceversa, es lo mejor y más sano que a nivel de relación puede formar bien a un ser humano. Sin embargo, debemos usar la consciencia personal para no perder la sana distancia y sobre todo los ROLES que a cada uno nos toca jugar dentro del hogar. Es contra la naturaleza que una madre no sea la madre, sino la amiga de su hija. Es excelente la buena comunicación, pero no confundas el ROL haciendo saber a tu hija cosas que toleraría de una amiga, pero no de su madre. De la misma manera, no te conviertas en hijo de tus hijos, no conviertas a tus padres en la nana de la casa. El perfecto respeto a los roles fomenta familias de sana relación, de donde finalmente es más fácil obtener hombres y mujeres de excelencia. Lo más sano que le puede pasar a un hijo, es que sus padres nunca dejen de serlo.

Fuente: Terapiaradical.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s